La pugna legal por la vacuna.

Comprendemos la renuencia de nuestros compañeros médicos a tomar acciones legales para que les sea aplicada la vacuna antiCOVID-19. Esta, en realidad se trata de una renuencia en lo general a tomar acciones legales, independientemente del motivo.


Los abogados en general, no gozamos fama de honestos, aún cuando antes que licenciados en derecho, seamos médicos. Además de esa fama de "estudiar derecho para ejercer chueco", también le persigue al abogado la reputación de usurero.


Por si fuera poco, no solo el profesionista, sino la propia materia de estudio de este, que es la justicia, en México cuenta con un renombre de inexistente o en el mejor de los casos, lenta.


Nosotros pertenecemos a una corriente moderna del derecho en la que pretendemos reivindicar la confianza de los justiciables ("pacientes", en términos médicos) en los tribunales y por supuesto, en la abogacía misma.


Por eso, en este blog encontrarás noticias sobre las acciones legales que hemos emprendido, para hacerte más transparente nuestra labor. Quéremos (al igual que muchos otros abogados modernos) que comiences a confiar en el derecho y la justicia mexicana.


Hoy te contaré brevemente un amparo que estamos llevando y sentará un precedente para que tú y cualquier otro (personal de salud) que desee aplicarse la vacuna, la disponga.


Debido a la renuencia que te conté al principio, ha sido difícil que completos extraños confíen en nosotros para iniciar las demandas por vacunas. Por eso el 27 de marzo me comuniqué con un compañero de la facultad de medicina que vive en Cancún para ofrecerle el amparo. Me dijo que si inmediatamente.


Previamente otro buen amigo de CdMx me había pedido que le interpusiera un amparo para que le aplicaran la segunda dosis y su caso, que vale la pena su propia crónica, dió lugar a una QUEJA con la cual fundamenté mi propio amparo de segunda dosis. Eso es básicamente lo que te cuento en: lexartismedica.com/vacunas, pero hasta ahora no había promovido un amparo para una primera dosis a un médico de ejercicio privado.


Mi amigo de Cancún estaba promoviendo su amparo este lunes 29. Como cuenta con e.Firma del SAT, lo pudo promover directamente en linea, aunque yo me encontrara en Chihuahua. Toma solo 10 minutos. Su amparo fue admitido a trámite al día siguiente, el martes 30, dándonos fecha de audiencia incidental para el 8 de abril y audiencia constitucional para el 26 de abril 2021, pero negándonos suspensión provisional y de plano.


Podíamos esperar al juicio del 8 de abril, después de todo, al presente no falta ni la semana. Pero nos fuimos a la QUEJA y atacamos con todo.


Y de eso es lo que quiero hablarte. Quiero que veas la captura de los motivos que da el juez para negarnos las suspensiones (no niega el amparo, solo una medida cautelar. Para mas información, sobre cómo se lleva un juicio de amparo, consulta mi video: https://youtu.be/Is2fbGbNaOw) y las respuestas contundentes que dimos en la QUEJA y de la cual esperamos respuesta este próximo lunes 5, más tardar martes 6 de abril 2021.


¿Y qué le respondimos?

Un recurso de QUEJA es valorado, ya no por el Juez de Distrito, sino que sube a un "tribunal de alzada", donde lo analizan tres MAGISTRADOS.


En nuestro pliego de agravios, formulamos los siguientes:


PRIMERO: El juez desconoce la función y efectos de la vacuna anticovid-19. Así las cosas, el Juez de Distrito fundamentándose en una literatura científica que no cita, realiza ciertas conclusiones equivocadas, a lo que respondimos:


I.- La vacuna no es únicamente una estrategia de mitigación de contagio:

El 16 de diciembre de 2020 The New England Journal Of Medicine publicó un articulo (Pollack 2020) en la que se establece que dos dosis de la vacuna BNT162b2 (Pfizer BioNTech) confieren una protección del 95% contra el Covid-19 en mayores de 16 años, lo que significa que -la vacuna- tiene efectos individuales y no solo comunitarios, por lo que no es únicamente una estrategia de mitigación de contagio.

II.- La aplicación de la vacuna SI, es una medida que controla en forma absoluta la enfermedad COVID-19

The British Medical Journal (BMJ) en un articulo publicado el 22 de marzo de 2021 (Griffin 2021) establece que la vacuna antiCovid-19 de AstraZeneca previene el 79% de enfermedad sintomática y hasta el 100% de la enfermedad grave causada por el SARS-CoV2, lo que significa que al prevenir la enfermedad grave, cuya modalidad es la que causa la muerte del portador, controla en forma absoluta -la mortalidad de- la enfermedad COVID-19

III.- La vacuna no -mitiga- en todo caso, los síntomas -que COVID-19- ocasiona en el cuerpo humano:

Otra de las más prestigiosas revistas de medicina, The Lancet, publicó un articulo el 2 de febrero de 2021 en el que Jones (2021) establece que la vacuna Sputnik registró únicamente 3 muertes de un grupo de 14,964 vacunados, cuyos decesos estuvieron ampliamente relacionados con sus severas comorbilidades, por lo que el efecto de la vacuna anti-Covid19 no es controlar o mitigar los síntomas en el cuerpo humano, sino evitar como ya se vio, las manifestaciones de severidad de la enfermedad y con ello evitar la muerte de quien estando vacunado, contraiga el virus de SARS-CoV2 y aunque aún así no puedan evitarse las muertes al 100%, esto esta relacionado con la condición física del inoculado y no con la eficacia de la vacuna.


SEGUNDO: El juez no considera lo aportado en el escrito inicial respecto al derecho que me asiste tras la omisión del Estado Mexicano de establecer mecanismos para vacunarme. Siendo que el acto reclamado era esa misma omisión, a lo que respondimos:


I.- ¿Cuál imposibilidad material?:

En el escrito inicial, capitulo de PROCEDENCIA DEL JUICIO DE AMPARO incorporo la tesis de Registro digital: 2022889 cuyo titulo reza: DERECHO HUMANO A LA SALUD. EL ESTADO TIENE LA OBLIGACIÓN DE ADOPTAR TODAS LAS MEDIDAS NECESARIAS HASTA EL MÁXIMO DE LOS RECURSOS DE QUE DISPONGA PARA LOGRAR PROGRESIVAMENTE SU PLENA EFECTIVIDAD.

Pues bien, como puede desprenderse, en caso de existir una incapacidad para garantizar mi derecho humano a la salud, esta debe ser subsanada (en caso de que verdaderamente exista una imposibilidad por falta física de dichas vacunas), mientras que la renuencia a vacunarme es violatoria de derechos humanos y no debe ser propia del Estado Mexicano, mucho menos de un Juez de Distrito.

Dicha imposibilidad material se espera que sea argumentada por la autoridad señalada como responsable, pero no por el juzgador ante quien se acude para subsanar una omisión del Estado en materia de salud.

II.- Vacunarme no está fuera del esquema de calendarización:

Si bien en esto consiste el UNICO concepto de violación que argumento en mi escrito inicial, conste además de lo ahi mismo señalado, que el esquema de calendarización actualmente se encuentra en la SEGUNDA ETAPA, la cual inició en febrero 2021 de acuerdo a la POLITICA RECTORA DE VACUNACION COVID-19 y como demuestro en la argumentación correspondiente de mi escrito inicial, me asiste el derecho de ser vacunado dentro de la SEGUNDA ETAPA por lo que el vacunarme de ninguna manera está fuera del esquema de calendarización, sino que toda vez se combate que dentro de tal esquema de calendarización el Poder Ejecutivo ha sido omiso en implementar las estrategias a las que el mismo se comprometió, para vacunarme.


TERCERO: La resolución recurrida pasa por alto las funciones que desempeño dentro del Sistema Nacional de Salud, mismas que justifican el por qué requiero la vacuna. Se requiere señalar que la resolución recurrida debe de considerarse ilegal porque desestima lo manifestado sobre mis funciones y el riesgo que existe de morir derivado DE MI ACTIVIDAD PRODUCTIVA:


I.- Que particularmente el quejoso siga observando las medidas de contención:

No puedo menos que sentirme profundamente ofendido por la indolencia, no de mi caso concreto, sino por la perdida de mas de 3000 trabajadores de la salud como lo señalé en el concepto de violación del escrito inicial… el doble de Estados Unidos y casi la mitad de todas las Americas de acuerdo a la PAHO. ¿Fue por qué no observaron las medidas de contención?

Hay numerosas tesis, aisladas y jurisprudenciales que protegen al personal sanitario de las instituciones publicas, frente a las omisiones del Estado Mexicano respecto a la falta de proporcionar equipo de protección o de no cumplir con los acuerdos de resguardo de vulnerabilidad y tuvieron lugar por dos cosas: primeramente por esa indolencia del Poder Ejecutivo y la precariedad en la que se encontraban sus instituciones de salud y en segundo lugar, por la notoria necesidad del Poder Judicial de la Federación de hace contrapeso y proteger al personal sanitario que se encontraba (y sigue encontrando) en notoria vulnerabilidad.

La Tesis jurisprudenciales de registro digital 2022256 y 2022253 no me asisten (aunque las convoco para lo que puedan beneficiarme) precisamente por que no pertenezco al sector publico, pero aún así es un hecho notorio que el personal de salud en lo general, en contacto directo con el paciente, enfrenta un riesgo SUPERIOR al resto de la población en general, simplemente por que nos corresponde el tratar enfermos en la medida de nuestras áreas de estudio o de enfoque y si bien el contar con equipos de protección o como lo establece la tesis jurisprudencial de registro digital 2022736: resguardo domiciliario no nos asiste al sector privado por que nosotros mismos somos responsables de dotarnos de equipo de protección y si resultamos vulnerables ya nos corresponderá jugar a la ruleta rusa, resulta mas que evidente que tratándose de la vacuna merecemos la misma protección y amparo de la justicia federal que ha gozado el personal medico institucional, pues como concluiré, dicha vacuna no es solo una medida de contención, sino que salva vidas.

II.- Coadyuvar al Estado:

También como mencioné en el concepto de violación de mi escrito inicial, mi actividad como médico particular me constituye como parte del Sistema Nacional de Salud en los términos citados de los artículos 5 y 6 de la Ley General de Salud, por lo que coadyuvo con el Estado con algo mas que solo “preservar mi propia inmunidad frente a la COVID-19”: YO COMBATO A LA COVID-19 y coadyuvo activamente con el ESTADO para ese propósito.

El Sistema Nacional de Salud mexicano es en realidad es un modelo mixto y segmentado (Heras 2012) donde el Estado brinda atención a los menos favorecidos, mientras el sector de la seguridad social cubre solo a quienes aportan al sistema y sus familiares; y luego está el sector privado.

La atención médica privada ofrece 44% del total de las consultas ambulatorias y el 22% de los egresos hospitalarios (Block 2018). Por lo tanto, si este sistema absorbe casi la mitad de la consulta y una cuarta parte de los egresos, es evidente que no es un sistema para ricos (en México no existen tantos ricos). El subsistema privado está compuesto, principalmente, por consultorios adyacentes a farmacia, consultorios independientes y unidades de 5 a 9 camas.

De tal suerte que si las disposiciones legales que incluyen a este sistema de salud privado en el que me desenvuelvo, nos regulan y nos incluyen en el Sistema Nacional de Salud y al mismo tiempo es una realidad que combatimos tanto a la pandemia por SARS-CoV2 como el resto de las enfermedades que el Estado es incapaz de atender por que por si mismo no se basta para hacer frente a la emergencia sanitaria y al rezago del resto de enfermedades, es lógico, congruente, justo y necesario que aspiremos o en este caso, aspire, a gozar de las prerrogativas de protección, que el mismo ESTADO YA SEÑALO QUE ME ASISTEN de acuerdo a la política de vacunación…


CUARTO: Poner en peligro mi vida… A este punto:

1.- La vacuna notoriamente salva vidas más allá de prevenir que se esparza el contagio. 2.- Mas allá de toda duda mi actividad profesional incrementa el riesgo de contraer la enfermedad y morir como ya lo ha hecho un cuantioso numero de profesionales sanitarios durante esta pandemia. 3.- A consecuencia de ello es un hecho notorio que la misma POLITICA RECTORA DE VACUNACION COVID-19 me señala como destinatario de la prerrogativa para ser vacunado por qué la misma ha priorizado a las poblaciones con mayor riesgo de morir.


I.- Daño irreparable y riesgo eminente.

Ahora, inoculado con la vacuna como solicito y exijo en calidad de legitimo derecho, disminuye significativamente la posibilidad de morir como consecuencia de complicaciones de la infección por SARS-CoV2, infección que a la vez soy altamente susceptible por mi actividad profesional.

No obstante el Juez de Distrito acierta en que puedo o no contraer la infección y qué contrayéndola puedo o no sufrir la forma grave de la enfermedad y a su vez, en su modalidad grave puedo o no morir.

No puedo asegurar que sin la inoculación solicitada moriré, pero tras todo lo anterior queda fuera de debate el que existe ese riesgo, la POLITICA RECTORA DE VACUNACION COVID-19 lo convalida y existiendo ese riesgo, independientemente de los motivos por los que el Poder Ejecutivo ha sido negligente en asegurar mi vacunación, el Poder Judicial no puede menos que hacer valer frente a la autoridad señalada como responsable, mi derecho de protección a la salud como me asiste en la tesis jurisprudencial citada a continuación Registro digital: 2019358 DERECHO A LA PROTECCIÓN DE LA SALUD. DIMENSIONES INDIVIDUAL Y SOCIAL.


 

Como puedes ver tu mismo ¡con nuestra respuesta le dimos hasta para llevar!

El resultado de esta QUEJA nos permitirá usarla como fundamento para que los amparos subsecuentes sean EXPEDITOS, es decir, que la medida cautelar ya contemple que seas vacunado por que DEMOSTRAMOS que de no hacerlo, tu vida corre peligro. Todo ello, no solo con argumentos legales, sino con principios científicos y técnicos, mejor de lo que un abogado promedio podría responder, por qué precisamente lo que nos distingue es ser conocedores del DERECHO MÉDICO.


Incluso, colega de las ciencias de la salud, debes saber que muchos abogados no comparten este tipo de información, por que evidentemente representa ayudar a la "competencia" a que ellos también promuevan lo mismo pero sin batallar, por que previamente otro ya se devanó los sesos con dichos escritos plagiados.


Sin embargo, como te dije al principio, pertenecemos a una nueva corriente de abogados, donde buscamos acrecentar la confianza del justiciable en la abogacía, por lo cual, privilegiamos la colaboración y la mutua enseñanza del derecho entre nosotros mismos. Si revisas mi cuenta en Twitter, verás que he compartido escritos y recursos en los que previamente ya me "devane los sesos", para que otros puedan HACER JUSTICIA con mayor facilidad, por lo que tampoco es nuestra prioridad "enriquecernos" de la desgracia legal de otros.


No sé francamente qué más necesitarás saber para qué decidas promover un amparo.

La verdad es que con lo que he compartido aquí, bastaría para que se lo mostraras a tu abogado de confianza y el podría promoverlo sin batallar siquiera. No me interesa que te ampares con nosotros, me interesa que lo hagas y punto.


Ya pisoteraron tu dignidad y no creo necesario recordarte que tu propia vida está en riesgo. Así que, he cumplido. Te he demostrado que estás en manos capaces, pero si deseas estar en otras manos, también te he dado las herramientas para que tal colega abogado no batalle y al contrario, tenga éxito.


Mi equipo y yo, quedamos a tus ordenes.

Nos vemos mas tarde en la sesión de Streaming en Facebook.com/lexartmed hoy viernes 2 de abril 2021 a las 18:00 hrs CdMx para responder tus dudas.


Angel Gutiérrez, "el medicojurista"

Medicina UACJ

Derecho CEUVA

Estudiante de la Especialidad de Derecho Sanitario UNAM

Vbloguer de derecho médico youtube.com/c/medicojurista

Cofundador de Grupo Lex Artis Medica



Bibliografia


-- Block, Miguel Angel & Valdés, Ricardo & Cahuana-Hurtado, Lucero & Díaz-Portillo, Sandra & Calderón, Emilio. (2018). El subsistema privado de atención de la salud en México. Diagnóstico y retos.

-- Griffin, S. (2021). Covid-19: AstraZeneca vaccine prevents 79% of symptomatic disease and 100% of severe disease, US study finds.

-- Heras Gómez, Antonio. "Protección Social en Salud: entre el feudalismo institucional y la garantía constitucional. Una agenda de transición posible." Horizonte Sanitario 11, no. 2 (2012):16-28.

-- Jones, I., & Roy, P. (2021). Sputnik V COVID-19 vaccine candidate appears safe and effective. The Lancet, 397(10275), 642-643.

-- Polack, F. P., Thomas, S. J., Kitchin, N., Absalon, J., Gurtman, A., Lockhart, S., ... & Gruber, W. C. (2020). Safety and efficacy of the BNT162b2 mRNA Covid-19 vaccine. New England Journal of Medicine, 383(27), 2603-2615.

641 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo